miércoles, 16 de diciembre de 2009

El Principe Azul


Y entonces el príncipe llegó en su corcel blanco y rescató a la bella dama que en verdad era una princesa encerrada en una torre...de más está decir que se casaron y fueron super felices, no felices..SUPER FELICES!!!


El cuento que todas conocemos y que involuntariamente añoramos porque ese cuento de la rescatada suena fascinante!


Los tiempos cambian y el prototipo del mentado principe también. Pero no se cean..las damas de la torre no se quedan atrás.


Ahora los principes no vienen en caballo, viene en carro, en moto, a pie, en bus o no vienen..hay quienes ni hacen el esfuerzo porque los tiempos han cambiado tanto que es mejor esperar aunque la dama de la torre se baje sola, tome un taxi y los busque..pero mejor si tenían un carro estacionado entre los matorrales y de igual manera salga del lugar y resuelva.


Siempre me pregunté por qué el caballo tenía que ser blanco y no negro o café...y qué cosa que si era blanco y andaba tanto por ahi, nunca estaba sucio. También me pregunté por qué el principe jamas se despeinaba, y eso que corría como loco por el bosque encima del mentado caballo. De paso no sudaba..es que era un principe!


Sea principe o plebello, los de la vida real, sudan, se despeinan, muchos no lavan el carro ( el sustituto del caballo) y si la dama encerrada da muchos peros, se van a otra torre a ver si la escalera está puesta.


Ya las cosas no son tan elaboradas, ya las cosas se han metalizado a tal punto que lo material prima, en muchos, sobre los sentimientos.


Asi vemos a algunas chicas viendo guapo al del carro lindo, al de la billetera mas gruesa y al que puede porporcionar mas. Estas cosas hacen mejor trabajo que un cirujano plástico. Por ese motivo vemos tantas veces en la calle el cuento d e la bella y la bestia, pero solo por un lado.


Me resisto a pensar que los principes se acabaron...así como me resisto apensar que tooooodas las damas de las torres (porque las hay aun) deban resignarse.


Sabemos que los tiempos ya no son los de antes, pero para regocijo de los idealistas románticos, aun quedan personas que valoran los sentimientos, el amor puro y desinteresado, los valores profundos del corazón y que aman con una limpieza de alma envidiable.

Gracias a estos especímenes en vías de extinción, pero que confío que al igual que otras especies en el mismo peligro, superen en número actual su existencia, es que aun vemos por aqui y por allá, amores inmensos ..amores de años..amores que duran a travez del tiempo y el espacio, amores que la edad ni la distancia ha podido separar..amores de cuento!!!!!


Asi es que...no hay que perder las esperanzas, después de todo...quizas el principe azul no ha llegado porque simplemente el caballo se enfermó y está buscando un veterinario que lo ayude.