martes, 18 de mayo de 2010

QUÉ CALOR!!!!!!!!!!!!!!!


A mi entender existen dos tipos de calores: el calor de Hogar y el calor de porra que está haciendo en estos últimos tiempos.
El calor de hogar es maravilloso, no da realmente calor, da paz, armonía, estabilidad, en resumidas cuentas es acogedor. Mientras que el calor que hace en estos tiempos es realmente un castigo, la antítesis de la armonía, porque ya la gente anda de malas por la calle; de paso también es artífice de la inconformidad: ya no me gusta esto, no me gusta aquello, pero en verdad lo que no nos gusta es la incomodidad de salir bonito de la casa y a 4 pasos de la puerta ya estás con el pelo hecho un lío y la cara desencajada, entonces descubres que todo lo que ves ya no te gusta..pero porque te sientes acaloradoooo!!
Remedios? muchos, unos baratos otros más caros, si fuera vendedora de helados ya fuera millonaria, pero es que ni los heladeros quieren andar por alli, puesto que junto a los helados, se derretirán ellos también.
Va a ser entonces super cierto lo del calentamiento global, me pregunto a dónde llegaremos si esto sigue así. Yo que me preciaba de tener el "termostato dañado", cada vez que la gente tenía calor, yo tenía frío y ahora?? como que se me arregló el famoso termostato..añoro cuando estaba dañado.
Aun así, qué queda? tomarlo con calma, porque no es tema de andar maldiciendo a la humanidad tampoco, creo que en la vida, cuando ya no puedes con algo..mejor deja que siga su curso... a ver hasta donde llega la cosa y aceptemos que ni modo.
Antonio ha decidido ver con filosofía el calentamiento global, comprándose cuanto cactus ve por su camino...pronto no sabré si vivo en el desierto de Arizona o en dónde, lo malo es que cuando se aburra...seré sin desearlo, dueña y señora de su reino de cactus, solo pensarlo me da más calor.
y yo? bueno, yo confío en la lluvia y en la misericordia de Dios! Porque si no pienso en ello, me derrito.