martes, 15 de junio de 2010

AQUELLA ROSA...


"Los hombres cultivan cinco mil rosas y no encuentran lo que buscan y lo que buscan, lo encontrarían en una sola rosa". Con esa frase me quedé después de leer hace muchos años "El Principito" de Antoine de Saint-Exupéry. Y me quedé con ella porque siempre, pero siempre nos la pasamos buscando lo que tenemos a la mano, después de haberlo encontrado.
La inconformidad ante lo cotidiano que se vuelve cansón y los sueños pendientes que no realizamos porque o no nos atrevimos, o los dejamos para más tarde, hacen que sigamos buscando algo que quizás ya lo hemos encontrado y por tontos , lo dejamos ir.
Cómo hacer para no caer en eso...si la cosa no es tan complicada , no?
Quizás el miedo o la inseguridad hacen que las decisiones erróneas salgan como resortes y luego no se puedan recoger porque siguieron brincando lejos de cada quien.
Las rosas acaban muriéndo, pero ninguna será como la otra, si son rosadas, no son iguales a las finales, siempre habrá algo que las diferencien así sea solo ante nuestros ojos.
Perder lo que se ha querido encontrar, habiéndolo encontrado en una sola rosa, es correr en sentido opuesto a lo deseado y anhelado, es vivir atado a lo equivocado, privándonos de todo lo grato que se ha querido tener.
Por eso, al pensar en esa frase inolvidable, sueño que cada quien, alguna vez, vea la rosa que ha encontrado, la cuide y no la deje ir.