viernes, 25 de junio de 2010

CÓMODAS MENTIRAS...RUMORES SEGUROS!



La verdad , no creo que todos los hombres sean iguales. Eso lo dicen solo las madres que no han sabido educar bién a sus hijos, para que se los aguanten en la calle! Es que no puedo estar de acuerdo en ello, puesto que si lo estuviera, tendría que decir entonces que todas las mujeres somos iguales y tampoco es cierto.

Los seres humanos nos parecemos en que tenemos boca, naríz, ojos y orejas, aparte que tenemos sentimientos, ya sean buenos o malos, pareciera que tuviéramos dos grupos como en los cuentos: los buenos y los malos.
Creo pertenecer al grupo de buenos que no se dejan asustar por los malos, que se mantiene lejos de ellos, puesto que tenerlos cerca es perder el tiempo.
Definitivamente todos somos diferentes...afortunadamente.

No, sin duda ni los hombres ni las mujeres somos todos iguales, gracias al cielo existen como paleta de colores, en version de carácter y sentimientos. Gracias a ello sabemos lo que nos gusta y lo que no, haciendo que de esa forma, si lo descubrimos en el camino, al menos podemos avisarles a los que vienen, cómo son las reglas del juego.

Qué va! No todos los hombres son iguales. Esa bola, insisto, la soltaron unas cuantas madres que no habían hecho bién su trabajo y para no delatarse, idearon la frase y la soltaron como pólvora y se regó por el mundo entero, haciendo padecer a muchas que resignadamante pensaban que mejor seguir con el calvario..porque..todos los hombre serán iguales..qué perversas esas madres!

Pero no, aquí no termino sin decir que hay seres formidables, respetuosos, y buenos compañeros, que saben dar y recibir, porque si solo recibimos creo que de buenos pasamos a malos. Hay hombres maravillosos en este mundo,no buenos compañeros, si no buenísimos! los cuales logran mantener enamoradas a sus compañeras el resto de la vida . A esos hombres les diría que merecen algo como ellos, algo que les haga feliz 100% no un porcentaje que acomoden con el cuento, también de manera resignada, de que es que las mujeres somos "así", porque así como hay hombres maravillosos, hay mujeres igual de maravillosas.

No se crean esos cuentos cómodos que suelta el que sea, como aquel que dice que siempre los hombres feos son buena gente...ese cuento, seguramente lo soltaron los feos porque los guapos les llevaban ventaja!

En resumidas cuentas, las cosas hay que averiguarlas por uno mismo y luego las experiencias serán nuestra base para caminar en la mejor dirección y así dejar de pensar en aquella "bola" ancestral, porque No todos los hombres son iguales..gracias a Dios!