viernes, 18 de junio de 2010

ESOS SERES TERRITORIALES...



Cercamos terrenos..jardines..garages, aunque hay gente que ve a lo más cercano como propiedad.
Qué triste es que se vea a las personas como cosas accesibles y acomodables a nuestro propio gusto, como cuadro colgado en la pared que nos gusta y luego lo movemos..total..como es nuestro...
La gente y más que nada, los seres queridos son libres, libres de pensar, de hacer y de estar. Nada más placentero que estén con nosotros, por nosotros mismos y no por comodidad,egoismo, porque la gente mira..o lo que es peor...porque paguen las cuentas.
Arriesgado es, pensar que un papel que firmas en dos sitios distintos se asemeja a los de la compra de un terreno. El que piensa de esa manera, irremediablemente perderá hasta la camisa si se descuida en lo que en verdad debe cuidar..el cariño, el afecto, la sinceridad y el verdadero amor que no debe confundirse con un agradable decir te quiero un buen día que a las finales hasta a la mascota se le dice. El amor es otra cosa y no es mojigatería de una tarde que se prolongue hasta la noche disfrazando a otra cosa, para acabar haciendo que el otro haga lo que queremos nosotros y que en realidad no es lo que debe ser.
Definitivamente amar es algo tan sublime que es o no es..no acepta la mitad de nada.No creo que el que ame lo diga y luego sus acciones sean contrarias como para haber rectificado antes que en vez de decir te quiero, diga mejor "me quiero".
Y así hay gente, queriéndose mucho, pero tanto tanto, que pasa los límites de lo que es quererse a uno mismo, acomodando la loable frase, a sus propios beneficios, conviertiendo todo en un magnífico egoísmo que para el más despistado, parece otra cosa...hasta que despierte!
La pareja, los hijos, los padres, los amigos, no son de nuestra propiedad. Los que ya sabemos, llegan a nuestra vida para ser guiados y dejarlos ir cuando les toque, otros llegan para guiarnos hasta que nos toca salir; hay también quienes llegan para compartir momentos magníficos e inolvidables así como están otros... que llegan para convertirse en compañeros nuestros en todo, se supone que para siempre, con los cuales no solo vamos al cine, si no, que compartimos gustos, aficiones y si no es todo así, al menos acompañamos y nos acompañan a lo "tuyo" y lo "mio", haciendo la vida más interesante.
No, la gente no es ni banca de parque, ni maleta de viaje..es más que un objeto como para pretender que es nuestra propiedad y andar diciédolo en todas partes como si te quitaran la pelota que es tuya... y que vean que tiene dueño... aunque no la uses mucho, que sepan que te pertenece ...pero, las pelotas acaban rodando.
Esos seres territoriales me estresan sabe Dios cuánto! Los respeto, pero me estresan y más cuando son territoriales a destiempo, sin razón y sin amor, por mero capricho, por el tiempo que les convenga y por propia comodidad. Al respecto solo puedo agregar que el ser territorial a las finales en esto, no tiene caso, pues lo que no es sincero sale a la luz, el egoísmo ni te digo! Y No hay más ciego que el que no quiere ver y la vida...siempre acaba dando a cada quien lo que merece y con la buena fortuna, no se juega!..a menos que la querramos perder.