viernes, 16 de julio de 2010

SIN SUERTE Y CON PREMIO




Una persona muy allegada me comentó no hace mucho que a pesar de pensar que la vida es una tómbola y que ella anda metida allí hace rato, no gana ni medio.
Y es que rodamos por todos lados muchas veces y la cosa no se compone o se nos complica, precisamente porque cual tómbola, giramos en torno a muchas cosas y no en todas nos quedamos.

"Pero es que no me gano ni el premio de consolación!!" Dice otra, a lo que yo me pregunto cuál es el mentado premio de consolación? Porque muchas veces es un esposo...ya eso no es premio de consolación mija! Eso va siendo el premio mayor, para bien o para mal, pero premio MA-YOR.

Siempre queremos que la vida nos sorprenda agradablemente, o al menos con lo que creemos es agradable.
A mi juicio, la suerte no existe tal cual la tenemos en mente, porque muchas veces nos suceden cosas sorprendentes que no nos parecen obra de la mentada suerte y después de un tiempo resultó que fue bueno que nos pasara.
Una vez leí por ahí que "La suerte es el cuidado de los detalles" y bueno..creo que por ahí va la cosa, pero aun así, tiene más ingredientes la receta esta.
Más que suerte, creo que hay que pedir en esta vida al Ser Supremo, algo que se llama discernimiento, para que con ello podamos evaluar a diario lo que nos conviene y lo que no, para que cuando nos pasen cosas, sepamos que en nuestras manos está el mayor porcentaje de elección de algo que después se traducirá en la tan famosa frase "y esa fue mi suerte!!".

He conocido muchas veces personas que juegan con su destino, con las bendiciones que tienen. Juegan y juegan toda la vida, pensado que seguramente lo merecen...y yo, jugando a ser la que juzga, porque a las finales no es a mí a quien toca juzgar a nadie, pero me resulta muchas veces muy tentador como vil pecadora que soy,pienso que en cualquier momento les llega su San Martín y zasssssssssssss, se acabó todo...lo peor es que luego no saben qué paso!!! sin ponerse a pensar que no se puede andar en la vida como si tuvieras los derechos a perpetuidad del premio de los premios y lo peor es que sin hacer nada positivo.

La vida tiene de todo, momentos buenos que llamamos afortunados y los tan conocidos momentos malos a los que llamamos con los nombres más impresionantes. Aun así, creo que no es asunto de sentarnos a esperar o tirarnos a llorar; más bien hay que tomar "al toro" por los cuernos, asumir cuando la embarramos y buscar la forma de llevar las cosas de la mejor manera posible a tal punto, que nos haga sentir dueños de nuestro destino de forma equilibrada y no culpar a nadie ni a nada de lo que pudo ser y no fue.

Afortunados somos, al respirar todos los días, al caminar, al sentirnos bien de salud, entre otras cosas;ya con eso, creo que hemos ganado en gran parte, la tómbola de la vida con una suerte increíble. Por eso, cuando vuelva a oír a personas que en verdad no han pasado por cosas realmente estremecedoras, que no se tiene suerte y que no se ganan ni el premio de consolación en el diario vivir, creo que será inevitable que conteste: LOTERÍAAAAAAAAAAAAAAAA!!! Hace rato te la ganaste !!!! "Vas pal cielo y vas llorando!!

miércoles, 14 de julio de 2010

YA NO SOMOS TAN AMABLES


Era un día lluvioso, con carros atascados por todos lados, lento el tráfico y yo, en medio de todo aquello. Como el tiempo pasaba más lento que nunca y así, nunca veía llegar a mi casa, saqué mi celular de la cartera y me dispuse a hacer dos llamadas: una a mi casa para avisar que estaba retrasada y la otra a una de mis primas porque estaba muy aburrida en media fila sin avanzar. Cuando empecé a hacer la llamada, estaba justamente detenida como todos los demás, solo que me tocó de vecino un taxi que quería salir de un sitio improbable que sin darme cuenta, era yo quien se lo impedía,pero como buen panameño desesperado me culpaba a mí de alguna manera de su retraso cuando el muy ciego no quería notar que el enredo no era obra mía; fue cuando entonces, el muy caballero me grita a todo pulmón : CIERRA EL CELULARRRRRRRRRRRRRR!!!!!!!!!!!!!!!, yo, impávida y con toda mi calma, bajé la ventana del copiloto, puesto que el señor "caballero taxista" estaba de ese lado de mi carro, lo miré por segundos y le dije "es que acaso me piensas llamar?????", entonces, él, incrédulo, pero para no mermar su "hombría" frente a su compañera que me veía con ojos de asombro y risa, arremetió con un franco y agresivo "CIERRALOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!" Nuevamente mi pregunta insistente y esta vez agrandada: "es que me vas a llamar? porque de ser así, mira que cierro enseguida, si no, olvídalo!!", por un lado mi prima en el celu desesperada diciendo "qué pasaaaaa??" y yo tratando de explicarle que tenía a un "super macho" desconocido, dándome órdenes porque se le ocurrió de pronto. A las finales a él no le quedó otra que reírse, resignarse y aguantarse.
La falta de cortesía por donde vayas es evidente, las malas maneras superan la imaginacion más fructífera y las cosas que nunca se te ocurrieron , simplemente te pasan.
Atrás han quedado aquellos tiempos de el por favor, los buenos días y buenas tardes tan agradables que precedían al buenas noches; ya la gente con el cuento de la prisa, no reparan en cosas simples, pero básicas.
Ahora todo es rudo y apurado y si vives en una ciudad grande, resulta peor.
Todo está tan al revés ultimamente, que lo que es normal resulta a la inversa y así vamos perdiendo la cortesía, que tanta falta hace.
Espero que esto sea solo una racha de mala onda y se disipe de alguna manera, porque se seguir así,creo que en vez de saludarnos gruñiremos.
Mi historia con los taxistas es célebre, pero debo reconocer que no solo con ellos me he tenido que "enfrentar", en otra ocasión un conductor desesperado me gritó "MUEVEEEEEEEEE!!" y yo, otra vez impávida solo le tiré un beso como candidata a reina...se quedó en shock y yo seguí mi camino viéndo por el retrovisor, cómo se quedaba atrás por gritón.
No, definitivamente no me gusta la decortesía, ni vehicular ni a pie,pero si hago lo mismo, me subo en ese tren que no me gusta, por eso ruego a Dios que esto sea mala racha y no algo definitivo, que las buenas maneras hacen el día más agradable, muy placentero y quién sabe, hasta le alegras el día a alguien sin saberlo.

domingo, 4 de julio de 2010

A PROPÓSITO DEL MUNDIAL


Este ambiente deportivo, casi xenofóbico y algo mentalmente casi criminal, es lo que nos ha alcanzado a la mayoría en este mundial.
Nunca antes había visto tanta agresividad por un partido, por una selección, por una nacionalidad que dista mucho de ser la propia, en la mayoría de los casos. Que tampoco quiero decir que esté prohibido tenerle simpatía por ejemplo a Ghana y no ser afrodescendiente, es cuestión de gustos y preferencias, pero sacar del recóndito baúl de los recuerdos, a un antepasado que "al tiro", como dicen los chilenos, se nota que ya se perdió la similitud genética con los nacionales de esa patria, me parece fuera de lugar cuando se extralimitan las emociones.
Desde mi punto de vista, un mundial debería ser una fiesta deportiva de lo más agradable, no se si a las finales va a resultar que soy una romántica empedernida casi medieval.
Lo que sí puedo asegurar es que de un infarto jamás me matará un partido de ningún deporte, que no mataría más que por mi propia patria, y eso que me siento impedida de cometer algún crimen y que a pesar de tener más cerca otra tierra europea y notárseme en la cara, no por eso dejo de apoyar a los equipos de mi continente que muy buén papel han hecho la mayoría, sin tener nada que pedir , para los pobres recursos que en comparación de otros contrincantes, se tiene en el ámbito futbolístico.
Este mundial parece habernos sacado a todos, nuestro peor lado competitivo e intolerante.
Por algo América no quedo unida nunca! Y es que somos los mismos de aquellos tiempos y cuidado que más intensos.
A pesar de ver que algunos directores técnicos y jugadores no asimilan bién la derrota, me niego a volverme loca por un partido que a las finales no estaría ganando mas que una rabieta que alteraría la salud de cualquiera, mientras que para los jugadores la vaina termina pronto, siguen sus vidas y aquí más de uno, se habrá peleado con el vecino para siempre, por causa de un acaloramiento del momento.
Pero no todo es malo! También hay personas que sí se han enterado que es un deporte, que disfrutan su partido, felicitan si es el caso , siguen felices y mariposa a otra cosa, cuando termina el encuentro.
En lo particular, a pesar de todo, me divierto viendo las locuras de la gente, el apasionamiento que logra una pelota y de paso suelto mi chiste el cual solo logra o hacer la cosa menos tensa o ganas de matarme por parte de quien sea.
El asunto es que ya se acaba esta cosa pronto y seré felíz que así sea, pues ya me está entristeciendo mucho ver los mensajes agresivos que le salen de los poros a muchos y se conectan con las letras.
El deporte es eso: DE-POR-TE, aun así, cuando finalice todo, creo que terminaremos de conocernos todos realmente, nuestros traumas, nuestras aspiraciones , nuestro real sentir y nuestra locura y pretenciones.
Agrego nada más, a esto, que no pretendo perder a mis tan queridas amistades de años, por esta fanfarria de 1 mes, que a pesar que en Holanda tengo una prima que quiero mucho , en Alemania a ningún pariente, pero me encanta lo que comen, No conozco a ningún Uruguayo, pero qué guapos que son! y que la mitad de mi familia,incluyendome, pertenece a España...VIVA URUGUAY QUE ESTÁ EN AMERICA LATINA Y VIVA ESPAÑA!! carajo!!!!!!!!