domingo, 13 de febrero de 2011

TE TRAIGO UNA DE LAS MALAS

 En la antigüedad, a los portadores de malas noticias no les resultaba bién el mandado...generalmente eran objeto de la ira de los receptores de la misiva y hasta los podían matar!! Por eso, los mensajeros solo entregaban sus mandaditos sin saber lo que llevaban, pues de haberlo sabido, estoy segura que se habrían negado. Pobrecitos!! Me imagino que algunos hacían el trabajo medio asustados, pero  había que llevar dinero a la casa y supongo que muchos rezaban el camino entero para regresar sanitos a  su hogar.

En la actualidad, como no peligra la vida, la gente se ofrece para dar las malas noticias de manera gratuita y  hasta se pelean el honor!! Para remate, cómo les encanta decir que fue por ellos que se supo el desastre.
Me pregunto si esas personas lo que buscan es protagonismo de alguna manera porque necesitan ser el centro de algún evento. Creo honestamente, que  en sus casas no lo logran plenamente y buscan "nuevos horizontes" donde sea y como sea.

Cómo olvidar que en estos días, estando en una reunión familiar, uno de los presentes tuvo el "honor" de decirnos, de pie y con su mejor entonación, amén de su cara de perdonavidas que  a un miembro de la familia que vive en el extranjero, hacía dos semanas había estado muy grave en el hospital... por supuesto que la cara de asombro e impresión de todos fue a manera de coreografía: a la vez!!! Y de más está decir, pero lo diré, que la cara del mensajero moderno fue de una satisfacción muy placentera, como quien dice  "otra vez tuve la primicia". Lo malo es que los concurrentes hemos quedado, absolutamente todos, como unos desintreresados por la salud del "extranjero" , al no haber llamado en el momento indicado por mero desconocimiento. Lo bueno, dentro de todo, solo por verle el lado amable, es que la reunión familiar fue dos semanas después del suceso y no seis meses más tarde, pues con seguridad, para entonces, es que nos lo habría anunciado.

Estos mensajeros modernos, no solo gustan de dar primicias negativas ellos primero, si no que no piensan en hacer sentir bién al que cae en desgracia, solo dar el notición y luego anunciar su logro de comunicador.
Lo cómico para nosotros, más no para ellos, comienza cuando dan una noticia y resulta que es periódico de ayer; como me pasó con un conocido experto en estos menesteres, que me llamó una mañana como a las 9 para decirme que había un amigo mutuo hospitalizado gravemente..."gracias, ya nos llamaron para avisar" fue mi respuesta.  "Quéeee??! y quién? cuando??" fue su pregunta acalorada a lo que respondí con toda mi calma "su novia..a las 6 de la mañana..." confieso que después de decirlo, quise sacarle la lengua como los niños chiquitos, por necio!! Por fín, quería avisar para que estuviéramos pendientes o para, una vez más, insinuarnos que tenía un radar oculto??

Así como la tecnología avanza, los "mensajeros" utilizan nuevos medios para ello, unos disfrutan mandarlos por texto desde el celular, cosa que quede constancia escrita y se sepa muy bién quién lo dijo primero. Otros llaman desde su celular, pero super temprano..no vaya    a ser que se llene la casilla de mensajes antes que ellos logren dejarnos uno si tenemos el nuestro apagado. Y bueno, siempre existen los tradicionales con su llamadita por teléfono convencional.
Aun así, creo que como todo, siempre sigue siendo preferido el dar la noticia en directo, tipo reality show, donde puede la persona dar su primicia y ver las caras de desencajados que pone la audienica que no tiene ni idea que será objeto de una super impactante información.

Pero lo peor no es solo eso!! Tienen  además, la manía de seleccionar lo que en verdad les dará fama según ellos, y no dicen cosas importantes en el momento inicado, las archivan y después de mucho tiempo, por casualidad, te enteras por otro de cosas interesantes; como cuando nos enteramos que unos parientes que no conocemos, estuvieron por esta ciudad y les habría gustado conocer a  esta rama de la familia y qué creen? No solo le importó poco al autodesignado mensajero, si no, que se comió el mensaje que de paso le había dado otro y como debe haberle parecido que no cabía dentro de las malas noticias que gusta  presentar, la metió en su  archivo de olvidos y nos enteramos 8 meses después... y por otra persona. como diría Tres patines: "cosa más grande la vida!"

El caso es que como ya sobreviven a los mensajes nefastos, los portadores de malas noticias están por todas partes, les encanta y lo disfrutan, en cada familia al menos hay uno y entre los amigos hay más!! No digo que no den la noticia, lo que digo es que la den con la mejor intención y con deseos de hacer fuerza todos juntos para apoyar al que es dueño de la desventura, pues con cada noticia de ese tamaño, lo importante es el amor y ánimos que podamos trasmiltirle al que lo necesita en ese  momento.
Así es que, bueno, que se enteren los mensajeros de "vanguardia",  que como decían las Chicas del Can; "tan pillaos, pillaos, pillaosss!!!"