viernes, 15 de abril de 2011

GRACIAS A ... MÍ

El ego..sí ese mismo!! Ese que hace que mucha gente se tire flores solita, como si con ello convencieran a los demás, cuando en verdad, los demás se dan cuenta y miran a otra parte por cansancio, pues el poseedor de ego lo ejerce hasta el fin de sus días.

Cada vez que oigo  un  "gracias a mí" , de parte de un interlocutor, se me despiertan instintos no gratos; quién les dice que gracias a ellos la vida sigue girando? Recuerdo cuando una conocida me comentó que gracias a que ella le había dado ánimo a una amiga suya, había salido adelante ante una tristeza que tenía. Estuve a punto de preguntarle que desde cuándo era psicóloga y encima, las 24 horas; consejera espiritual en el mismo turno o voluntaria de alguna buena causa, pues no me sonaba sensato que por haberle dicho  en una conversación de 15 minutos alguna cosa amable, le hubiera cambiado la vida a la otra que llevaba ya buen rato en la depre. Lo mejor de todo es que siempre,ese tipo de persona, no escatima en tirarse las flores  por sí misma, así es  que...Mundo!! Alegrémonos! Alguien anda suelto por ahí, repartiendo nada más y nada menos que sus dones!!!!

La humildad se pierde o se disfraza para ponerle otro nombre como si no se conociera ya la real definición de la palabra. Lo peor es cuando oyes a alguien decir que bueno, como practica la humildad...y yo enseguida pienso..Cuál?????!!

Como contraparte...cuando la cosa se pone color de hormiga..nadie fue!! Porque los pantalones nadie los posee a la hora de ponerse al frente  de un situación espeluznante en la que se ha participado.

El afán de protagonísmo es el móvil de más de cuatro de forma casi contínua. Es bonito poner un grano de arena ante una situación apretada, sentir que como grupo se logran cosas, pero lamentablemente los traumas de algunos, se hacen presentes en todos lados.

Así veo que hay quienes "gracias a ellos", nada más y nada menos, el mismo Dios (casi que mandado por ellos, cosa que me suena irreverente) logró objetivos pedidos, así sean 20 los que pidieron el favor..pués  qué tal que no!...fue porque ellos son los que tienen la línea directa al cielo para hacer los pedidos.
Es triste como esos seres "prodigiosos" se van quedando solos, sin darse cuenta o sin quererse dar cuenta que la gente ya cogió puerta y no hay nadie a la vista, porque simplemente el ser humano tiene sus límites.

La humildad se pierde cada vez más, las falsas modestias andan sueltas a la deriva y la gente complicada ya no hace fila..se la pasa!! y los demás nos quedamos mirando en shock la locura que se apodera de esos semejantes, sin poder hacer realmente nada mas que mirar con los ojos cuadrados, como diría mi amiga Marta, ante algo muy impresionante.

Sin duda, no llueve porque sea yo la más relacionada con el cosmos, al haber pedido que no callera gota alguna; pienso que al igual que yo, medio mundo pidió lo mismo y como la unión hace la fuerza..ahí tenemos día sin aguacero. Lo cual no me hace acreedora del mérito, pero sí de la alegria del que se pone en la lista grupal de solicitudes y por ello en la lista de los agradecidos.

La modestia parece que pasó de moda y recién me estoy enterando, por eso me crispo tanto..creo que al menos debo ponerme en onda en lo referente a asimilar con una sonrisa cada despliegue de locura a mi paso, pués de un momento a otro sufriré un colapso, de paso no habrá quien me recoja, la gente estará ocupada declamando sus logros únicos y esperando el elogio de las masas, mientras yo estoy en el mismo piso en pleno shock.

Ay! cómo cambian los tiempos, lo digo aunque suene old fashion, porque es la mismita verdad repetida en cada època de la vida de medio mundo que se ha sentido igual que yo a través de la historia.
No se si pensar que estamos presenciando la aparición de nuevos super hèroes o es que la mala cabeza es parte del cambio climático, el caso es que no hay nada más bonito que hacer por el prójimo lo que es bueno y nace del corazón , sin esperar reconocimiento, sin tanta bulla y más amor, así se logra más y se vive más libre que al final del cuento, es más placentero.
Recuerdo a mi abuelo Joaquín y su frases célebres aprendidas por todos los de su època y practicada también..."que tu mano derecha no sepa lo que hace tu mano izquierda", nos decía... en resumen: haz el bién y no andes de publicista. Gente como el abuelo ya escacean, tan recto, tan leal, tan modesto sin hacerse el super héroe...Sí, los tiempos volvieron a cambiar y seguirán cambiando, solo espero que en algún momento, por llegar al tope, vuelvan a nivelarse.