viernes, 26 de abril de 2013

Y ENTONCES COMENCÉ A REZAR

No recuerdo qué pasó que la maestra no estaba en el salón de clases; para entonces estaba  en primer grado y como estábamos solas (el colegio era solo de niñas, algo casi en vías de extinción ), apareció una monja ya mayor que se fue sentando en la silla de la maestra ausente.
Nos miró y nos preguntó qué oraciones sabíamos y después de oir lo que casi nadie dijo porque la verdad es que no nos atrevíamos a hablar mucho, se fue acomodando en la silla y empezó a decir "Por la señal de la santa cruz, de nuestros enemigos,líbranos Señor, Dios nuestro" y fue cuando continué mi "carrera" por oraciones, en mi vida.
La incié con mi mamá cuando era muy chiquita, pero muy chiquita, pues cada noche me repetía la oración a mi ángel de la Guarda hasta que me la aprendí. Luego seguía con "Santa Ana, San Joaquín, recoge mi alma que me voy a  dormir" y ya para terminar "dos angelitos en la cabecera...."
Crecí oyendo oraciones por aquí y por allá, me fascinaba y aun me fascina decir: "Bendita sea tu Pureza" y hasta sonrío cuando la rezo.
El saber rezar me ha ayudado un sin fin de veces en la vida, menos mal que mi mamá vino cargada con todo ese digamos que baúl de oraciones que me fue abriendo poco a  poco y que ahora se lo abre a mi hija que por lo visto también gusta de ellas.
Como fui a colegio de monjas, disfrutaba visitar la capilla del colegio en los recreos; alli me arrodillaba todo ese tiempo y rezaba y le decía  mis cuentos a  Dios. Cuando terminaba el recreo las rodillas no daban para mucho y actualmente no me puedo arrodillar porque veo las estrellas.
La fe ha ocupado gran parte de mi vida y he tenido amigas que están en la misma onda. Como mi querida Maruquel, con la que nos pasábamos rezando en la capilla del  colegio   , un buen día se  nos ocurrió llevar una vela para dejarla encendida toda la mañana y pedir que nos fuera bien en los exámenes. Lo malo fue que se nos olvidó  apagarla y cuando llegamos a la casa nos acordamos y empezó la sufridera porque pensamos que el colegio podía incendiarse, asi es que entramos en pánico a tal punto que me vi el noticiero entero para ver si había noticias al respecto. Nos hicimos la película en la cabeza del incendio y que nos encontraban culpables y al final casi ni dormimos , para que al dia siguiente nos encontráramos todo normal y la vela apagada!! qué susto!!
Con mi amiga Elena del Carmen en El Sagrado Corazón, nos dedicamos a comprar estampitas de diversas advocaciones de la Virgen y cuando tuvimos un examen, las pusimos absolutamente todas encima del examen, con la suerte de que la profe de religión nos miró bastante mal y dejó caer su frase desalentadora de "Si no estudiaron, de nada les va a servir". por supuesto que me sonó tan pesada y tan mala gente que decidí no hacerle caso, rezar antes del examen y dejar mis estampitas bien puestas donde las puse y Elena también!! Desde  aqui,  le mando una sacada de lengua a la profe!
Con los años conocí la devoción de La Divina Misericordia y rezaba la novena, que aun rezo.
La Coronilla de San Miguel Arcángel me la presentó tía Elia, una tía muy querida para mí, en realidad tía del roomate, que lamentablemente hace pocos meses nos dejó. Me gustó tanto que aun la rezo y la he repartido en muchas ocasiones para que la gente tenga esa maravilla en sus manos.
Pero el top top lo alcancé un buén día con el Santo Rosario. Confieso que  me daba pereza y lo veia largo solo al mirarlo, pero aquel día que me atrapó, ni yo misma lo sospechaba. Fue para la jornada de la juventud en Madrid. Yo no fui, como siempre me quedé y el roomate como siempre, fue! (debo hacer algunos cambios aqui, pues el roomate siempre  viaja y yo me quedo en tierra). Y como me quedé, lo vi por televisión. De pronto vi a Benedicto XVI, me quedé cautivada como nunca y desde ese día en que lo vi por tv en plena jornada, me dió por rezar el Rosario todos los días o casi todos, Entonces ya no me parecía largo, mas bién me quedaba corta y quería mas misterios . Con el tiempo, descubrí que la meditación de cada misterio, me enseñaba cosas distintas cada vez;  que me mostraba un sin fin de cosas maravillosas como si estuviera rezándolo por primera vez y desde entonces me parece la llave mágica ante los enredos de la vida y hace posible cosas inimaginables en la vida de quien lo rece, de verdad que es algo realmente sobrenatural.
Ahora, rezo  el  Rosario por la gente que conozco, por mis amiganchas las ánimas del purgatorio, por tía Elia , por mis vecinos y por supuesto, por mi familia. Benedicto XVI, mucho antes de irte, hiciste esta maravilla por mí, y aviso que me vale un pepino si me lee un ateo u otra cosa y se muere de risa o me señala...gente...yo rezo y me gusta.
La oración es un asidero firme cuando las cosas caminan como caminen. No soy la perfección andante y de paso  a veces hago cada cosa! pero ni loca me confieso aquí, que para eso están los confesionarios.
Rezar, en realidad, es algo que todos podríamos hacer con seriedad, respeto y alegría, para actuar así con congruencia y no andar por allí espantando gente, pues si no rezamos como debe ser, no actuamos con la cordura y la congruencia que debemos y se espera. De paso dejamos mal a nuestra iglesia y a nosotros mismos nos ponemos por el o piso. No logro superar ver gente que se dice muy religiosa y luego despellejan al prójimo sin  piedad alguna. Eso, aquí y en Suecia se llama falta de caridad. No podemos andar por todos lados mirando lo que hace medio mundo y luego darnos golpes de pecho porque nos consideramos perfectos o lo que es peor, nos consideramos santos. Señores, los santos están en el cielo, nosotros somos imperfectos; que tengamos ganas de ser  santos es otra cosa, pero quiero avisarles que para eso, hay que ser sensato y dejar de hacer muchas cosas que no son las mejores.
Con dolor vi en estos días, como unas personas que conozco, no tuvieron piedad al ver a una chica con una mini falda y una blusita muy corta, para remate la muchacha tenía el pelo teñido de rojo vino, digo para remate, porque eso la remató, ante los ojos de quienes opinaron, sin piedad alguna. No busco criticar a los criticones, solo quiero decir, que me dolió como la tildaron de algo que no saben si es y si lo es, qué les importa?? eso es tema entre ella y Dios. Luego resulta que rezan para todo...bueno...yo creo que no rezan muy bién, pues el rezo consciente da lucidez, caridad, paciencia y amor hacia los demás . Yo... recé en ese momento, no porque sea mejor que nadie de paso quiero mencionar que soy 100% imperfecta, como es notorio y con ganas de corregirme, recé, porque me sentí perdida ante tantos comentarios tan duros y sin lógica alguna, me sentí incómoda y me alcancé a oir decir  "no sabemos lo que esa chica lleva dentro de su corazón" , aun así, la acusación no se detuvo y fue  cuando entonces, otra vez, comencé a rezar.