lunes, 14 de junio de 2010

Maravillosas Enseñanzas


Las enseñanzas están siempre a la mano, en lo que menos pensamos va la lección detrás...
Pensamos algunas veces que ya nada nos espanta o nos maravilla y la realidad es otra, aun no terminamos ni de espantarnos ni de maravillarnos.

Cuando vi Alicia en el Pais de las Maravillas, fui casi que empujada, no me hacía ninguna gracia sentarme buen rato mirando una película que nunca me había llamado la atención y que desde pequeña me daba estres porque todo parecía una pesadilla y todos, un grupo de incongruentes.Ya desde chiquita tenía un razonamiento de vieja, nada se me escapaba. Aun con esa predisposición y en aras de seguir mi papel de madre, me fui al cine con mi hija para que después, al salir del cine, me sintiera muy agradecida por el mensaje de la película,que en verdad son muchos, pero me quedé con el último que se menciona,en resumidas cuentas: que cada uno tiene las riendas de su propia vida.

Y es que el tener las riendas de nosotros mismos es toda una proeza. La inseguridad muchas veces nos pone una barrera, luego aparece la presión de lo que se te ocurra , para darle paso al famoso qué dirán si hago esto o digo aquello.
A mi humilde entender, estas cosas no son más que ataduras que nos ponemos solitos, haciendo muchas veces nuestra vida más difícil de lo que en verdad podría ser. Deberíamos ser más compasivos con nosotros mismos y darnos cuenta que si no hacemos daño a nadie, no debiéramos tener ese tipo de ataduras que a la larga solo acaban truncando sueños y deseos sanos.
Suena fácil decir que hacemos lo que queremos, pero analizando bién..creo que no todo..por las famosas ataduras.
Con Alicia en el Pais de las Maravillas corroboré que si no hacemos lo que en verdad queremos, no somos felices y el ser felíz es lo que todo ser humano querría para siempre.

Ya que había asimilado que no era tan malo bancarse una película que no te interesaba mucho, porque en verdad fue positiva, me lancé nuevamente a ver otra que no me hacía tilín ver: "El Principe de Persia". Nuevamente salí con mensaje en mano, recordé como por la ambición , tanta gente se jode, sí...se JO-DE. Es que no hay otra palabra.
Recordé con esa película, que hay gente que no valora lo que tiene, juega con su suerte y luego la pierde por ambición y por otras cosas también!. Recordé a la par que hay gente que valora lo que tiene, lo atesora y lo trata de conservar a toda costa. Con esos mensajes salí del cine, lista para ver lo que sea de ahora en adelante. Ya había visto voluntariamente "Cocó Chanel" , en la cual las motivaciones estaban a lo largo de la película por la tenacidad que hace gala esa mujer toda su vida, hasta llegar a ser lo que en verdad desea ser: alguien que no se rige por patrones que alguna vez puso alguien y el resto siguió como borrego. Simplemente descubrí que Alicia y Cocó, tenían en común haber decidido tomar el timón de su propia vida y ya vemos que mal, no les fue! Y no les fue mal porque al tomar sus vidas en sus manos, lo hicieron convencidas de lo que querían, de paso no lo habían decidido una noche loca y estaban seguras de saber hasta dónde querían llegar.

Segura de que no hay una fecha exacta en la vida de cada persona, para empezar a tomar las riendas del caballo ese que se llama vida, siento que nunca es tarde para empezar a tomar el control de uno mismo, si es que antes no se ha hecho . Valorar lo que se tiene, deshechar lo que molesta y si hace daño, pues con mayor razón y ser honestos con Dios primero y después con nosotros mismos, dejando de lado las ataduras que a la larga, los únicos perjudicados, seremos exclusivamente cada uno.

Sí, las enseñanzas están y estarán presentes siempre, acompañadas de señales que nos indiquen hacia dónde caminar. No importa en dónde se esté...todo es un maravilloso aprendizaje.