miércoles, 3 de julio de 2013

EL HOMBRE QUE TENÍA SUERTE

Recién empezamos el mes de julio y recién terminamos el mes de junio; no es que esté dando la clase de los meses del año, pasa que en junio se celebra el día del padre y está vez, el protagonista de mis pensamientos es mi papá.

La verdad es que tuve un padre muy divertido y fastidioso cuando se lo proponía; aun me hace morir de risa recordar sus cosas y es que a pesar  de haber fallecido hace 12 años, sigue presente por todos lados y para mucha gente y es que la gente así, no se va nunca y hace posible que el día del padre me haga sentir, a pesar de su ausencia, muy agradecida por lo vivido a su lado y nada nostálgica, porque de verdad que no se siente su ausencia. parece que hizo tan buén trabajo que no le quedó nada pendiente y cuando llega el día del padre y veo las nostalgias de mucha gente conocida, que por cierto respeto mucho, no logro sentir lo mismo y de paso digo "papá, las flores de las llevo otro día, porque hoy estoy muy complicada" me parece verlo riendo, porque me conoce bién.

Tuvo sus frases célebres como cuando estando de visita en casa de mis abuelos, el perrito de mi tía Ana, fue agredido por el de otra de mis tías, Mary, entonces  al ver al perro de Ana casi desmayado y a Ana gritando desesperada por su perro, entonces en medio de toda esa locura de nervios de todos, lo escuchamos decir: "llamen a un veterinariooooooo, llamen a Ignaciooo!!!" Ignacio es uno de mis tíos veterinarios...mi papá también era veterinario.
Fue un excelente investigador de enfermedades de especies grandes, muy entregado a su trabajo y gran lector. Tan incansable trabajador, que el día que falleció, fue después de salir de su trabajo. Ya estaba muy agotado y no quería parar.

Nos decía que no había perdido su capacidad de asombro y que por eso todo le maravillaba. Jamás tuve dudas de qué regalarle para su cumpleaños o navidad, pues durante mucho tiempo antes del mismo, se la pasaba comentando mientras caminaba de un lado a otro de la casa , cosas como  "me gustaría tanto un pijama rojo!" o "necesito algo así como un maletín" y ya tenía uno. El día que le dábamos el regalo decía "pero cómo sabían que quería algo así??" y se reía.

También era mandón, y se me plantaba en la puerta de mi casa con el dedo puesto en el timbre sin sacarlo hasta que yo abriera la puerta; por cierto que una vez tuve que salir con bata de baño porque si no, no dejaría de tocar mientras me bañaba y al verme me dijo "bueno y por qué no abrías???!!" a lo que le respondí con cara de fastidio " estaba bailando!!!".
Cuando nació mi hija, estaba felíz, tan felíz que la gente en el hospital solo lo felicitaba a él!! y es que se había dado a la tarea de decir todos los 9 meses, a los cuatro vientos que quería una nieta, no un nieto; a los meses me dijo que la verdad si era niño, lo querría también y que le enseñaría todo lo que sabía. Y se le hizo el sueño, fue niña y para remate era igualita a él, como yo.

Al roomate lo quiso mucho y el roomate  a él también, eran amigos y el día se su funeral, el roomate habló sobre su relación de amistad con su suegro que no solo era su suegro, era realmente su amigo.
Fue un hombre afortunado, todo o casi todas las cosas que quiso, las tuvo, hasta el morirse a los 64 años, como su mamá, a la que recordó cada día de su vida y por lo cual decía siempre que quería morir a esa misma edad, "como mi mamá!", nos decía.
Fue un tío afectuoso, a tal punto que aun recuerdo el día del funeral en la iglesia, a muchos de mis primos muy afectados que al darme el pésame, no podían más y casi que acababa yo , dándoles el pésame a ellos. Ese día estuve realmente maravillada del cariño en masa que había en esa iglesia hacia él, hasta tuvo misa concelebrada!! pues era amigo de varios sacerdotes que no quisieron dejar de despedir a su amigo con una hermosa misa. A lo cual, dijo mi tío Víctor,su hermano, quien estaba sentado  a mi lado "es que siempre ha tenido suerte, hasta  en el último momento, mira qué misa!!." Y era cierto.

También tenía sus malos ratos, no era perfecto, aunque a veces lo pensara porque sabía de todo! le podía preguntar lo que quisiera y siempre sabía lo que fuera. Los chistes no los terminaba porque se reía antes.


Y bueno, un buén día se fue , no me refiero  a que nos abandonó, solo quiero decir que  murió,  para decirlo de forma más elegante. Y desde ese día,  en realidad no se ha ido! solo que ya no me hace correr a la puerta por su dedo en el timbre, pero está en nuestras vidas cada día por algún recuerdo, algún comentario y hasta por sus recomendaciones de salud y enseñanzas. Como en estos días que en que dos de mis perritas se encontraron con un sapo en el jardín y recordé qué hacer gracias a él, pues a mí eso no me había pasado nunca. Si no fuera porque recordé sus palabras enseguida, no habría sabido qué hacer, sola con dos perras convertidas en lavadoras por la cantidad de espuma que tenían! Al solucionar y verlas bién, solo dije "gracias papá!!" y creo que seguiré dandole las gracias a cada rato, porque muchas veces no se qué hacer ante algunas cosas y le pregunto, sí! le pregunto!! Entonces recuerdo las cualidades de algunos tés,( menos el de manzanilla, porque eso me lo enseñó mi mamá!!) si alguien se enferma en casa, recuerdo los primeros auxilios, el árbol genealógico familiar, su infancia, su vida, tips, y hasta le pido ayuda, como cuando no encontraba a mi hija en la iglesia y yo lo visitaba en ese momento en la cripta y le pedí que me la trajera y en ese preciso instante, vi a mi hija detrás del cristal que estaba cerca. Sin duda, mi papá, nunca se ha ido... sigues aquí, verdad papá?Creo que me pasaste tu suerte.